Salud y bienestar

Vista cansada: el primer signo de cataratas

Puede que a veces tengas la vista borrosa, que veas estrellitas, que te cuesta definir bien la imagen de noche o que las gafas dejan de serte útiles. ¡Ojo! Son los primeros síntomas de que estás perdiendo visión.

Las revisiones anuales ayudan a detectar los problemas antes de que sea tarde.

La catarata es principal causa de ceguera en el mundo. Afecta a la mitad de los mayores de 65 años, pero se trata de un proceso natural, de opacidad progresiva del cristalino, que comienza a manifestarse a partir de los 45 años, con la vista cansada, y que "acaba sufriendo todo el mundo si vive lo suficiente", explica el Dr. Laureano Álvarez-Rementería.

[Relacionado: Nomofobia, la nueva enfermedad]

Las razones de la opacidad del cristalino se desconocen con exactitud, pero se sabe que la luz solar, la diabetes y el tabaco son factores que aceleran el proceso.

La única manera de eliminar la catarata es extraer el cristalino opaco y sustituirlo por una lente intraocular.

Desde hacía 40 años no se producía un avance significativo en cirugía de cataratas, pero un estudio español revela la eficacia del láser de femtosegundos.

Este láser, que ya ha comenzado a utilizarse en Madrid aplicado a las cataratas, multiplica la precisión y seguridad de la cirugía tradicional con ultrasonidos, al automatizar la cirugía y hacer menor la dependencia de la pericia del cirujano, según el Dr. José Manuel Benítez del Castillo, catedrático de Oftalmología de la Universidad Complutense.

El Dr. Benítez del Castillo dirige, en colaboración con la Fundación Rementería, un proyecto de investigación español con este tipo de láser. El estudio, publicado en la revista 'Current Opinion of Oftalmology', demuestra que los cirujanos de cataratas están adoptando la tecnología de femtosegundos para realizar todos los procesos de la intervención, ya que "realiza estos pasos quirúrgicos con mayor precisión y reproductibilidad".

El láser de femtosegundos escanea el cristalino en su superficie y en su interior y, a través de ondas infrarrojas, y en millonésimas de segundo, crea una burbuja de aire que separa las moléculas del cristalino sin cortar ni quemar ningún tejido. De este modo, no daña ninguna célula adyacente.

A juicio del Dr. Benítez del Castillo, "Es el primer avance significativo en cirugía de cataratas desde 1967, en que apareció la facoemulsificación por ultrasonidos y, según los estudios realizados, es muy probable que contribuya a mejorar la cirugía de catarata por ser más rápido, eficaz y seguro".

Fuente: Clinica Rementeria