Soy Fashion Victim

Andie McDowell y su hija enamoran en Cannes

¡Ohhh! Este suspiro de admiración y ternura es el que han despertado la actriz Andie McDowell y su preciosa hija adolescente al posar juntas, naturales y muy cariñosas en la alfombra roja del prestigioso festival de cine de Cannes.

Andie y Sarah posan en Cannes

Durante la 65 edición del festival,  Andie de 54 años ha contado con una acompañante de lujo, su hija Sarah de 17. Ambas mujeres no sólo comparten belleza y estilo sino también el amor que se profieren la una a la otra. Caricias, gestos de protección y muchas sonrisas fueron las protagonistas de su paso por la red carpet.

Vistieron de Armani y Elie Saab

Andie lució un modelito de Giorgio Armani con escote palabra de honor y de corte muy sencillo. Entallado a su torso y menos ceñido a partir de la cintura, la actriz presumió de silueta saludable y esbelta. Además, optó por el color blanco y lo combinó con unas sandalias en tono nude de lo más apropiadas.

[Relacionado: Las madres más sexys]

Por su parte,  Sarah eligió un vestido de Elie Saab en color verde esmeralda que resaltaba sus ojos y el tono pálido de su piel. Con miles de lentejuelas brillantes en la parte superior, la joven brilló como ninguna durante su desfile en la premiere cinematográfica.

Ambas lucen una silueta envidiable

El vestido de la adolescente, además, contaba con una vaporosa y femenina falda de gasa hasta el suelo con una apertura de lo más elegante y sexy hasta bien entrado el muslo. Madre e hija posaron cogidas y, sin duda, con un aspecto más que envidiable. De espaldas no es fácil distinguirlas ya que Andie se conserva casi tan bien como su joven primogénita, ¡menudo par de bellezones!

Andie natural, Sarah llamativa

Respecto a sus maquillajes, Andie apostó por la naturalidad: colorete para potenciar sus pómulos y rimel para rizar sus pestañas. El pelo recogido y unos hermosos pendientes de diamantes que combinaban perfectamente con el blanco de su vestido. Sarah fue más llamativa con los labios de carmín rojo, rimel negro y un poco de colorete. Se peinó con una cola desenfadada alta que dejaba al descubierto parte de su espalda. En definitiva, dos looks diez para una madre orgullosa de su hija y viceversa. ¿Qué os han parecido sus modelitos?

También os puede interesar: