Soy Fashion Victim

Censuran a Candice Swanepoel por ser demasiado sexy

A estas alturas, no se de qué nos extrañamos cuando vemos que un anuncio usa el sexo como reclamo. Sin embargo, parece que Brian Atwood ha ido demasiado lejos con su última campaña y Candice Swanepoel ha sido censurada por subir demasiado la temperatura.

Candice posa para Brian Artwood

Como veis, la nueva campaña del diseñador de calzado, Brian Atwood, no ha escatimado en sensualidad. Hombres semidesnudos adoran a la preciosa modelo de Victoria's Secret mientras ésta, vestida con unos panties y un bodie negro palabra de honor, posa insinuante sobre los cuerpos masculinos mientras muerde sugerente un tacón de estampado animal.

[Relacionado: Los almacenes Harvey Nichols... ¡humedecen su publicidad!]

La oscuridad se cierne sobre este magnífico photoshoot dando luz sólo a los estridentes y vistosos colores de los zapatos y a los labios rojo pasión de Candice mientras es adorada por sus 'esclavos'.

Las fotos son de Mert Alas y Marcus Pigot

Esta sesión tiene reminiscencias sadomasoquistas así como fetichistas y parece que su extrema sensualidad no ha gustado demasiado en América. Tanto es así que la tienda de Atwood que abrirá sus puertas el próximo otoño en Nueva York, se ha quedado sin poder poner esta campaña en su fachada por orden expresa de la dirección del edificio.

[Relacionado: Mónica Cruz, una 'Agent Provocateur' con licencia para seducir]

Las instantáneas son firmadas por Mert Alas y Marcus Pigot que, además del photoshoot han creado un exquisito (y muy erótico) anuncio en vídeo que corta la respiración... ¡es sexo en estado puro! Pero, obviamente, la pieza también ha sido censurada y no se mostrará en la televisión ni en los taxis americanos como estaba previsto sino en una versión reducida y más 'light'.

El photoshoot ha sido censurado en USA

Sinceramente, el vídeo si es quizás un poquito subido de tono para vender zapatos pero las fotos no las encuentro tan descabelladas. Si se censura esta campaña, deberían censurarse muchas otras que son incluso más explícitas que ésta. Cierto es que Atwood juega claramente con la sensualidad pero, ¿acaso no son los zapatos los protagonistas absolutos? ¿No se asocian los tacones al fetichismo y a la sensualidad femenina? Creo que censurarlo es hipócrita, ¿qué os parece a vosotros?