Soy Fashion Victim

Lindsay Lohan arruina a Kanye West con su propio vestido

La verdad es que, a pesar de ser uno de los hombres más sexis del planeta en mi humilde opinión, a Kanye no se le da bien el diseño de moda, las cosas como son. Estos días el cantante ha presentado su colección DW by Kanye West en la Fashion Week de París y los críticos se lo han comido con patatas, no es para menos.

Lilo horrible con el diseño de DW.Sí, aquí veis el nivel de los invitados al evento de Kanye. Nada menos que Lindsay Lohan vestida con un modelito de West. Peor, imposible. Si esta es la muestra de lo que Kanye presentó en la pasarela… ¡prefiero morir!

Mirad a Lohan, por favor,  ¿le puede sentar peor el corte del vestido? y, los tonos pastel-intento-de-nude, ¿pueden ser más desacertados? Yo creo que no, peor no se puede.

El desastroso vestido, de cuerpo entero.

Con los pechos sin sujetador y embutidos a presión bajo el vestido, las mangas tres metros más largo de lo habitual y la falda sin planchar Lindsay parecía un cuadro goyesco sin marco, ¡arrhhhg!

[Relacionado: JLo y su trasero vuelven a la carga]

La verdad es que, al margen de su descerebrada actitud, la chica tiene un buen físico y su cuerpo presenta unas curvas de lo más sexys, pero cuando se viste bien. Este modelo le hace demasiado pecho, la cintura ceñida en exceso y una cadera/pandero que no tiene, seamos justos.

Al final van a tener razón los del 'New York Times' en su crítica a la colección DW: "La próxima temporada Kanye debería conseguir un sastre para que la ropa les quede bien. Las modelos estaban nadando en algunos diseños." Pues lo mismo le sucede a Lindsay, del pecho le estalla y del resto del cuerpo le sobra tela por todos sitios.

El maquillaje no ayudó a Lohan.

Si a lo horrendo del cromatismo y del diseño le sumamos los desacertados complementos que la pseudo-actriz lució, la cosa ya no tiene arreglo. Unas sandalias naranjas y marrones a juego con el bolso, sí, pero... ¿con qué más combinaban? Desde luego, con el vestido, no.

Para colmo Lohan se presentó con unas enormes y oscuras gafas de sol y un carmín demasiado suave que ponían de manifiesto su palidez haciendo que el color insulso del vestido se mimetizara con su piel, creando un efecto visual de lo más antiestético.

Kanye, dedícate a tu música, Lindsay… ¡quítate ya ese vestido! ¿Vosotros qué pensáis? ¿La culpa es del diseño o de cómo lo lleva ella? ¿Os gusta el modelito? ¿Lindsay acertó con esos colores? ¡Contadme!