Soy Fashion Victim

Scarlett, morena y sin curvas a sus 27

La actriz Scarlett Johansson acaba de celebrar sus 27 primaveras y, para celebrarlo, se ha dado un oscuro homenaje en la portada de la revista 'Interview'. Dicha edición corresponde al numero de diciembre y, aunque todavía no podemos disfrutar del photoshoot interior, aquí tenemos la portada.

Scarlett en la portada de 'Interview'.
Como veis la artista ha sufrido una metamorfosis de lo más camaleónica, pero no solo en la portada del magazine sino a lo largo de sus años ante las cámaras. Lejos queda ya esa imagen de niña cándida y natural que nos enamoró en 'Lost in Translation' con su media melena pelirroja y desgarbada. Ahora Scarlett es una celebrity y siempre viste de punto en blanco.

Además de eso, sus constantes cambios de look siempre nos sorprenden y, aquí la tenéis, de morena, con el pelo cortísimo y engominado hacia atrás con la ralla al lado. Es un peinado de lo más masculino y sexy.

[Relacionado: Katherine Heigl, elegante y escotada en los AMA]

Su mirada penetrante y su semblante serio, así como el bodie de corte pijama que luce en color negro, hacen alusión a una estética andrógina, vintage y sado. Además, la poca luz de la fotografía y el fondo oscuro sobre el que está realizada nos transportan a un rincón erótico de perversión y sensualidad.

Es una foto sugerente, pero a mí me falta algo… ¡las curvas de Scarlett! Soy consciente de la obsesión de las revistas, fotógrafos, famosos e industria de la moda en general de usar (y abusar) del Photoshop para eliminar esas curvas que tan personales hacen a las mujeres pero, ¿es el Photoshop o Johansson las ha perdido?

La verdad es que, por desgracia, creo que la joven actriz está tan delgada y fibrada últimamente que ni rastro quedan de aquellas atractivas curvas que años atrás lucía en cintura y contorno. Sigue siendo una belleza sí, pero sin sus formas ha perdido personalidad.

¿Vosotros qué pensáis? ¿Os gusta la portada de 'Interview'? ¿Con qué Scarlett os quedáis, con la de antes o con la de ahora? ¡Contadme!