Tendencias en Yahoo

Cómo andar con tacones… ¡sin dolor!

Los zapatos y sus correspondientes tacones son un símbolo femenino muy importante y sino que se lo pregunten a 'Carrie Bradshow'. Estos compañeros de batalla estilizan nuestra figura y nos aportan una gran dosis de sensualidad y estilo. Sin embargo, para algunas mujeres llevar tacones es sinónimo de sufrimiento. Por eso, te queremos ayudar a caminar con ellos y lucirlos como una verdadera celebrity. ¿Te atreves?

Para empezar, tienes que saber la postura correcta a la hora de caminar, primero debes colocarte en una posición recta con los hombros hacia atrás y la cabeza levantada y el pecho apuntando hacia arriba. Ahora realiza pasos cortos mueve las caderas para dar un mayor aire de elegancia a tus movimientos. Si puedes utiliza un espejo donde puedas verte al completo y así comprobar si lo estás haciendo bien.

El tacón debe ir acorde a la estructura y tamaño de tu cuerpo. Por ejemplo, si mides entre 1.55 y 1.65 centímetros, lo ideal son unos tacones de seis a siete centímetros de longitud. Este valor es lo aconsejado y además lo más saludable para tus piernas y pies. En este caso, elige zapatos cómodos, sobre todo de cuña con suela fina o zapatos con pulsea y tacón cuadrado.

[Relacionado: Diez zapatos que dejaron huella en la historia]

Andar con tacones altos es cuestión de una buena táctica y costumbre, pero si eres primeriza o no te gusta llevar tacón, deberías animarte porque no es bueno caminar a ras del suelo, sin un mínimo de tacón porque corres el riesgo de sufrir problemas de espalda. En este caso, evita saltarte las etapas y no elijas unos tacones de más de 6 cm. Otra buena opción es comenzar a usar zapatos con plataforma antes de enfundarte unos tacones de infarto. Pero si la tentación puede contigo, opta por unos zapatos con cuña que son más estables.

Por el contrario, si eres de las que habitualmente lleva taconazos hasta para ir a comprar el pan, todo está permitido ¡pero cuidado con los esguinces de tobillo! En esta ocasión, te recomendamos tacones con cuña combinados con faldas por la rodilla o pantalones pitillo. Así, conseguirás una imagen chic muy moderna.

En el caso de las más 'rellenitas', caminar con tacones hará que trabajes los músculos de las piernas sin que apenas te des cuenta, será como tener un gimnasio en tus pies y adelgazarás. Por eso, se dice que caminar con tacón funciona tan bien como hacer los famosos ejercicios de Kegel. ¿Siempre terminas poniéndote tiritas? No tendrás que usarlas más si llevas almohadillas, de esta manera evitarás las molestas ampollas o heridas ocasionadas por el zapato.

¿Qué tal andáis vosotras con los tacones? ¿Os costó mucho aprender?