Bondades del Photoshop: cinturas que miden lo mismo que cabezas

Los caminos de Photoshop son inescrutables. Bueno, más bien habría que decir: ¨Los caminos de los fotógrafos son inescrutables¨. Porque, ¿qué es antes? ¿Los dictados de un diseñador sobre cómo quiere que luzcan en fotografías las modelos que llevan su ropa o el trabajo que le presenta el fotógrafo?

El retoque digital es un arma de múltiples filos. De poder corregir ligeras imperfecciones (sin tener necesariamente que ver con el físico de quien es fotografiado, sino imperfecciones de luz, por ejemplo) que hacen que una foto sea ostensiblemente más bonita, a provocar tales desaguisados que casi parecen ilusiones ópticas. El catálogo de errores cometidos con Photoshop van creando una especie de libro de los horrores.


Vera Wang
E






Es el caso de unas fotografías a un vestido de la diseñadora norteamericana Vera Wang
. Los despropósitos visuales en ambas instantáneas (una por delante y otra por detrás) parecen dignos de la atracción del juego de los espejos. Por delante, la modelo tiene una cintura más estrecha que su cabeza. Y eso, como todo el mundo sabe, es imposible. En el famoso 90/60/90, la cintura es medida en proporción con el busto, no con el cráneo, vaya.

Pero en esta foto del diseño de Vera Wang parecen haberse inventado nuevos cánones, a tenor de lo visto. La cosa no queda ahí; en la fotografía que muestra la parte de atrás del vestido, la cintura es... real. Sí, tiene la proporción y medida acordes a la modelo. ¿Cinturas que se afinan hasta el paroxismo por delante, pero no por detrás? ¿Qué paradoja corporal esconde esa decisión estética?

[Relacionado: Vogue se pasa con el Photoshop y le deja sin pecho a una modelo]

Y aún hay más: no solo la cintura está alterada; el vestido está retocado de forma diferente en ambas instantáneas. En la de frente, es de un color más verdoso y metálico. En la de espaldas, es gris. La moda es caprichosa y las telas con las que se crean vestidos son a menudo muy especiales, pero no tanto. De hecho, todo es tan irreal que lo natural sería pensar que hay dos modelos diferentes llevando dos vestidos diferentes.

Vera Wang todavía no se ha pronunciado al respecto. Hace unos años, una campaña de Ralph Lauren en la que también se redujo la cintura de la modelo hasta una ridícula expresión, produjo tanta repercusión y rechazo que la firma tuvo que pedir perdón.

Lo cierto es que tanto fotógrafos como diseñadores como modelos parecen haber perdido la noción de lo que es real y lo que no. Mientras, las páginas de ese libro de los horrores de Photoshop siguen aumentando.