Una cocina en blanco y wengué

Una cocina en blanco y wengué

Zona de trabajo en isla

Las tareas culinarias más importantes tienen lugar alrededor de una isla. En ella se centraliza la zona de cocción, con la placa, la campana y un fregadero que facilita la preparación de los ingredientes. Desde la isla se accede con facilidad por un lado, a los hornos y al frigorífico, panelado. Y por otro, a la superficie auxiliar de trabajo, situada a la derecha. La combinación de frentes en laca blanca con cantos y laterales en wengué aligera el espacio y aporta un toque de serena elegancia. Campana, placa vitrocerámica, horno y microondas, de la firma Siemens.

Una cocina en blanco y wengué

Office integrado

Junto a la isla se organizó un comedor de diario. La mesa es un modelo extensible que se amplía cuando hay un invitado ocasional, como algún amigo de los niños. Para que el office se integrara en la decoración, tanto el sobre de la mesa como las sillas se eligieron en acabado wengué, a juego con el lateral de la isla y con los cantos de los armarios. Mesa Movi, de la firma Tinto. Sillas Egoa (desde 219 € c/u en La Oca). (Precios orientativos).

Una cocina en blanco y wengué

Las instalaciones en la cocina

Para ubicar en la isla la placa y el fregadero es necesario trasladar al centro de la cocina las conducciones de fontanería y eléctricas. Asegúrate de añadir enchufes para conectar la batidora y otros ayudantes tecno de tamaño mini.

Una cocina en blanco y wengué

Los muebles de la cocina

El color blanco contribuyó a pontenciar la sensación de continuidad entre las distintas zonas de la cocina. Lo vemos en los frentes de los cajones y en la encimera de Silestone que remata tanto la isla como la superficie auxiliar de trabajo situada detrás. Los tiradores, en acero inoxidable y con un diseño que permite colgar en ellos el paño de cocina, ayudan a unificar también los diferentes ambientes.

Una cocina en blanco y wengué

Orden en la cocina

Los utensilios específicos para la preparación de los platos se guardan a mano, debajo de la placa vitrocerámica. Se trata de un cajón de tamaño XXL con compartimentos interiores que mantienen organizados, y por separado, cubiertos, cuchillos de cocina, palas… Gracias a ellos, ningún elemento se mueve de su sitio cada vez que se abre o cierra el cajón, y el orden queda garantizado en el interior.

Una cocina en blanco y wengué

La iluminación de la cocina

Es indispensable a la hora de cocinar para evitar accidentes. Por eso, una isla que incluya placa de cocción debe contar con una iluminación óptima. Asegúrate de que la campana tenga focos con un haz de luz intenso.