Cocinas con office: Cocinas integradas

¿Cuántas veces en nuestra vida renovamos la cocina? Una decisión tan importante requiere planificar el espacio y las instalaciones al detalle. Toma nota de estas cocinas integradas con comedor.

Cocinas con office: Cocinas integradas Una cocina completa
Una distribución en forma de U permite organizar las tres zonas que forman parte de la cocina: cocción, fregadero y almacenaje. Si quieres ganar dinamismo, el programa SieMatic S3 dispone de estanterías de colores, a tono con los perfiles de los muebles, para personalizar el ambiente.


Cocinas con office: Cocinas integradas ¡Qué cocina tan amplia!
La principal ventaja de una cocina que se integra en el salón es que ambos ambientes ganan metros y luz natural. Esta zona de estar sería más pequeña si entre ella y la cocina se levantara un tabique. Además, la encimera en acabado nogal combina con la mesa y las sillas del comedor. Muebles del modelo Umbra-E, de la firma Santos.


Cocinas con office: Cocinas integradas Amplía las zonas de almacén en la cocina
Nadie diría que detrás de esta puerta se esconde todo un arsenal de menaje. Cuanto más sencillos sean los frentes de los armarios, más fácil resultará integrarlos con los muebles del salón. En la columna del modelo Minos, de Santos, el tirador es tan discreto y con un acabado tan similar al de la puerta que pasa totalmente desapercibido.


Cocinas con office: Cocinas integradas ¿Dónde está la nevera?
Lo ideal en una cocina abierta al salón es que los electrodomésticos sean integrables o que se oculten dentro de módulos específicos. Cocina Faktum con frentes Gnosjö y Applåd, de Ikea.

Más información:
Una cocina al natural y con vistas
Una cocina con isla central y office independiente