Cómo conservar los alimentos

Disfruta de productos frescos con todas sus propiedades naturales y todo su sabor y evita tirar comida manteniendo los alimentos en su óptimo estado. Te contamos cómo.

Cómo conservar los alimentos

Conservar los alimentos correctamente reduce el riesgo de intoxicaciones alimentarias, cuidando de ti y de tu familia, pero va mucho más allá: evitas tirar comida, después del tiempo y el dinero que has invertido en ella; disfrutas de alimentos frescos que han conservado sus propiedades naturales y saben a recién cogidos y consigues recetas más sabrosas y nutritivas.
Más aún ahora que quizá dentro de poco aproveches para adelantar tus compras navideñas y así evitar la escalada de precio. Toma nota de cómo conservar mejor los alimentos.

Relacionado: Ideas para el menú de la semana

¿Cómo colocarlos en el frigorífico?

  • No guardes los alimentos en el primer hueco que encuentres en tu frigorífico. Los pisos de las neveras tienen distintas temperaturas para acoger a los alimentos, según sean más o menos perecederos.


  • La carne y el pescado, los más perecederos, debes guardarlos en el estante que esté más cerca del congelador, que es el más frío (a 2º C). Guárdalos protegidos con un paño húmedo o un plato para evitar que transmitan olor y por si gotean.

  • Los lácteos (nata, yogures y quesos) colócalos en el estante del centro (a una temperatura de 4º a 6º C). El queso conviene que lo dejes en recipientes no herméticos para evitar que crezca el moho. Leche y huevos puedes guardarlos en este estante o en la puerta de la nevera.


  • Los alimentos cocinados y embutidos mantenlos en la parte superior de la nevera. Los primeros, guardados en recipientes cerrados, y los segundos en papel de aluminio o plástico.


  • La verdura y fruta tienen en las neveras unas cajones dispuestos para ellas que las aíslan de las temperaturas más frías. Se mantendrán mejor envueltas en periódicos o en un paño o en bolsas de plásticos agujereadas.


  • Los alimentos congelados (carne y pescado limpios, marisco y verduras previamente hervidas y enfriadas y guardadas en bolsas, platos cocinados o precocinados) guárdalos en el congelador, a -18ª C. A la hora de descongelarlos es preferible que lo pases a la nevera 24 horas antes.

A la hora de guardar los alimentos, no los metas en el frigorífico cuando estén todavía calientes; procura que no toquen el fondo de la nevera y que no estén pegados el uno al otro; mantén los alimentos en recipientes independientes, limpios y secos.

Relacionado: Recetas de verdura

Observa la fecha de caducidad, dejando atrás los más nuevos; no guardes restos de conservas en sus latas, pásalos a otro recipiente; no llenes en exceso el frigorífico, en especial la puerta, la parte más débil, ya que podría llevar a que se creen holguras haciendo que se escape parte del frío.

Lo que no debes guardar en la nevera
Tenemos por costumbre guardar en el frigorífico todos los alimentos, cuando no siempre es necesario. Productos que no debes guardar en la nevera son:
  • Tomates
  • Berenjenas, calabacines y pimientos
  • Melocotones y aguacate
  • Patatas, cebollas y ajos
  • Pan y bollería
  • Chocolate (salvo que haga mucho calor)
  • Jamón ibérico, salchichón y chorizo
  • Cereales
  • Pasta
  • Café
  • Frutos secos
  • Conservas
  • Legumbres

También os puede interesar:


Más información:

Aportes vitamínicos para estar más sanos.
La vacuna, la mejor arma contra la gripe-