David Delfín y Alba Galocha, crónica de un premio anunciado

Los premios L’Oréal de esta edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWM) se intuían. Y, por si eso fuera poco, un descuido tuitero desveló uno de ellos media hora antes de que se hicieran públicos. El galardón a la Mejor colección ya se sabía cuando lo anunció Adriana Ugarte en la gala de entrega. Un acto improvisado antes del desfile de la firma TCN.

Ganadores del premio L´Oréal

Todo apuntaba a que Alba Galocha sería el nuevo Premio L’Oreal a la Mejor Modelo. Porque no es sólo una modelo. Obviando su belleza indiscutible, esta gallega de 22 años tiene muchos más atributos. Estudiante de diseño de moda en sus inicios y periodista de tendencias cuando puede, Galocha habla y respira moda en Tea Time, su blog para Vogue. Además, tiene ese punto mediático que le faltan a tops de esta MBFWM como Heather Marks o Lakshmi Menon. Algo que la suele llevar a alfombras rojas y portadas de revistas del corazón: Es la novia del actor catalán Quim Gutiérrez.

Relacionado: Las supermodelos de esta edición

Tras el reconocimiento a la modelo, que salió corriendo para unirse al cast de TCN y desfilar a los pocos minutos, llegó el de la Mejor Colección. El premio para el mejor diseñador de la MBFWM Primavera-Verano 2013 fue para David Delfín. El creador rondeño ya lo ganó en 2003. Pero ésta vez lo considera un premio a toda su carrera. “Llega en un momento especial, después de 10 años desfilando en una pasarela que ya siento como mi casa”. Delfín agradeció a todo su equipo el esfuerzo y equiparó su trabajo al suyo. “La colección no es sólo la ropa, es la puesta en escena, Bimba, los complementos de Pelayo”…

Relacionado: TCN sube la temperatura

Justamente fue Pelayo Díaz, del que todo el mundo habla como pareja manifiesta del diseñador,  el que destapó el pastel. Media hora antes de saberse el ganador, el bloguero y diseñador escribió en su perfil de twitter: “De camino a Ifema con David para recoger el premio a la mejor colección”. Un tweet que fue borrado a los pocos minutos. Tiempo suficiente para que la noticia corriera como la pólvora en el backstage de la MBFWM y entre la prensa.