Dieta antiedad

Es posible contrarrestar los efectos del envejecimiento desde el interior. ¿Cómo? Consumiendo una gran cantidad de alimentos antioxidantes y antiinflamatorios. Descubre cuáles.

Dieta antiedad

“La expresión popular ‘somos lo que comemos’ es una verdad ‘totalmente cierta’. De hecho, la nutrición es la primera solución propuesta por muchos médicos para revertir ciertas patologías como el colesterol o la hipertensión y, por supuesto, también resulta muy eficaz para mejorar el estado de la piel”, afirma Laura García Urosa, Doctora en Farmacia, Máster en Nutrición y responsable científica de Innéov España.

El estrés oxida
Según la experta existe un factor desencadenante del envejecimiento, no sólo de nuestra piel, sino de todas las células de nuestro organismo: el estrés oxidativo. Éste aparece cuando el cuerpo elimina con más dificultad los radicales libres que se producen por factores externos, como la polución, la falta de sueño, el tabaco y la mala alimentación, entre otros. Por ello, es fundamental ingerir alimentos altamente concentrados en antioxidantes y combinarlos con otros de acción antiinflamatoria.

En resumen: “Seguir una dieta que combine alimentos capaces de contrarrestar al tiempo la oxidación y la inflamación celular ‘silenciosa’ o de bajo grado”, explica.

Alimentos antioxidantes y antiinflamatorios
Hay que pensar en multicolor. “Los antioxidantes se concentran a menudo en forma de pigmentos en las frutas y verduras, y las moléculas antiinflamatorias lo hacen de la misma manera, en forma de lípidos, en alimentos como el pescado graso, los frutos secos y las especias”, apunta Laura, que propone la siguiente lista:
- Rojo: manzanas, fresas y granada.
- Naranja: salmón y jengibre.
- Amarillo: aceite de oliva y curry.
- Verde: aguacate, brócoli, uvas, kiwi y té verde.
- Azul: sardinas y arándanos.
- Violeta: moras.

Estilo de vida
Pero, para lograr luchar de manera eficaz contra los radicales libres y la inflamación de bajo grado, “no solo hay que hacer una dieta antioxi-inflamatoria, también hay que hacer ejercicio físico moderado, conseguir el equilibrio emocional y controlar el estrés”, advierte García Urosa, que propone cinco preceptos claves:
1. Hacer cinco comidas al día: tres comidas principales + dos ‘aperitivos’, consistentes en proteína magra o fruta. En las comidas principales, incluir proteínas, carbohidratos “buenos” y grasas “buenas”.
2. Incluir una ración de proteínas en todas las comidas: por ser el componente fundamental de piel, huesos y órganos. Las más saludables: las proteínas magras del pollo, el pavo, el pescado blanco y las legumbres como la soja.
3. Consumir carbohidratos con bajo índice glucémico: presentes fundamentalmente en verduras, frutas y legumbres. De esta manera, se evitan los picos de azúcar en sangre que promueven el almacenamiento de calorías.
4. No olvidar aportar grasa “buena” en todas las comidas: es decir, la monoinsaturada, presente en elevadas concentraciones en el aceite de oliva virgen y los frutos secos. Y la poliinsaturada, del tipo omega 3, presente en el pescado azul y el salmón.
5. Incluir en la dieta un suplemento nutricional que aporte activos antiinflamatorios y antioxidantes, como Innéov Antiedad-Celular (34,61 €) –dos comprimidos diarios durante un mínimo de tres meses-, que contiene activos con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, científicamente probadas.

Más información:
Ayúdate de la fitoterapia para tener éxito.
Maquillada para brillar.