Dormir en el primer trimestre de embarazo

El test de embarazo ha dado positivo y ya sientes los síntomas: te quedas dormida en cualquier parte y a cualquier hora.

Dormir en el primer trimestre de embarazo

En estos primeros meses y debido al aumento de la hormona progesterona, una continua somnolencia invade a casi todas las embarazadas.

Estas ganas de dormir te provocan por el día sueños muy frecuentes, pero poco profundos, que son los culpables de que cuando llegue la noche no termines de conciliar el sueño. Además, otras molestias pueden hacer que duermas mal.

Qué te impide descansar:

Presión en los pechos
Tu pecho se ha vuelto muchísimo más sensible y si antes del embarazo solías dormir boca abajo, en estos meses verás que en esta postura el pecho te molesta bastante.

Lo llevarás mejor si...
- Adoptas una buena postura. Acostúmbrate ya, porque en el último trimestre, cuando tu abdomen crezca, no te quedará más remedio que recurrir a ella. “Siempre recomendamos evitar tumbarse boca arriba o boca abajo. Se aconseja dormir de lado, fundamentalmente del izquierdo, con las piernas ligeramente flexionadas y con una almohada entre ellas”, explica la doctora Mª Ángeles Martos Cano, ginecóloga del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, en Madrid.
- Te tomas como una prioridad tus periodos de descanso. “Las horas necesarias de sueño varían dependiendo de la persona, pero como norma general se recomiendan 6-8 horas de sueño diario, aunque durante el embarazo se aconseja incrementar ese periodo”, afirma la doctora Martos.

Ganas de ir al baño
¿Necesitas levantarte varias veces por la noche para ir al baño? Esas ganas de hacer pis se deben a que ahora tus riñones deben filtrar mucho más líquido que antes, ya que la cantidad de sangre que circula por tu cuerpo ha aumentado. Te ocurre también por el día, pero por la noche la necesidad de orinar rompe tu descanso.

Estas visitas tan frecuentes al baño remitirán pronto, pero volverán en las últimas semanas, cuando el útero, cada vez más grande, presione tu vejiga. “Nada se puede hacer para evitarlo y, salvo que las ganas de hacer pis vayan acompañadas de infección en la orina, lo que te ocurre es normal”, indica la experta.

Lo llevarás mejor si...
- Bebes gran cantidad de líquidos durante el día, pero los evitas por la noche, antes de ir a la cama.
- Prescindes por completo de las bebidas con gas y con cafeína.

Náuseas y vómitos
No creas que son exclusivas de las mañanas, también pueden hacer que no logres conciliar el sueño, despertarte en medio de la noche o muy temprano por la mañana.

Lo llevarás mejor si...
- Tienes a mano galletitas saladas, que ayudan a sobrellevar las náuseas.
- Haces comidas frecuentes a lo largo del día, pero poco copiosas.
- Desayunas sólido y, más entrada la mañana, tomas líquidos. Estos últimos sientan peor a primera hora.

Nervios por la noticia
Saber que va a ser madre es una de las noticias más importantes en la vida de una mujer. Es lógico que al conocerla sientas nerviosismo, inquietud y dudas (“¿estoy realmente preparada para tener un hijo?”, “¿estará bien?”) y que con tantas preguntas agolpándose en tu cabeza tengas dificultades para conciliar el sueño.

Lo llevarás mejor si...
- Dejas las “preguntas trascendentales” para la mañana. De día se piensa con más lógica y las dudas parecen más fáciles de resolver.
- No te obsesionas. Si pasas la noche en vela, no te quedes en la cama. Levántate y toma un vaso de leche templada, que incita al sueño. Si aun así no dejas de dar vueltas a la cabeza intenta leer, navega por internet...

Más información:
La mejor postura para dormir durante el embarazo.
El significado de los sueños en el embarazo.