El hotel de los bebedores de élite

Después de tres años de intensa restauración, incluyendo algunos intentos malogrados, el Café Royal se reconvertido este invierno en establecimiento hostelero de lujo. Por supuesto, sigue en el mismo edificio señorial de Regent Street, inaugurado en 1863 por Daniel Nicholas Thévenon y su mujer Celestine. La versión reformada promete una nueva era de encanto y glamur a la altura del su historia y prestigio.


No se puede estar más en el centro de Londres. Pegado a Picadilly, tiene el Soho al este y Mayfair al oeste. La lista de invitados del establecimiento es sencillamente insuperable: desde artistas como Oscar Wilde a políticos como Winston Churchill, pasando por celebridades globales como la malograda Lady Diana.

[Relacionado: Los mejores mercadillos navideños de Europa]

Se suele bromear con el hecho de que en la barra puedes encontrarte mayores celebridades que en el Museo de Cera. Tiene fama de contar con la mejor bodega de Londres, que es como decir la mejor del Reino Unido. Toda una garantía para atraer a las estrellas de paladar más fino. De Mick Jagger a Sienna Miller. 

La inauguración, celebrada este mes, cosechó elogios en avalancha, empezando por su decoración, descrita como "moderna sin pretensiones ni exhibicionismo". No tratar de impresionar es el primer signo de seguridad del local. Las suites y habitaciones más espaciosas incluyen laptops de última generación, cuartos de baño con mármol de Carrara y mayordomo. Sin duda la dirección se ha tomado en serio entrar en la durísima competición por el mercado hotelero de lujo de la ciudad más grande de Europa.

[Te puede interesar: Las costumbres navideñas más extrañas del mundo]


La decoración consigue integrar magistralmente los aromas clásicos del edificio con los toques ultramodernos. La llamada Grill Room, que incluye bar especializado en champán, incorpora un pequeño escenario por donde pasarán grupos de moda.



El techo está adornado al estilo Louis XVI con toques dorados y molduras de aquella época.  A partir del próximo marzo se inaugura un completo y sofisticado spa, bautizado como Akasha Holistic Wellbeing Centre.

Seguramente la experiencia más fuerte que ofrece el hotel es la absenta, un licor prohibido en muchos países por su alto contenido alcohólico, que arrasó entre los ambientes bohemios y marineros del siglo XIX. No se sirve en botellas, sino que fluye en una original fuente, con la que hay que tener especial cuidado.

[Y además... Diez destinos para vivir una Navidad diferente]

Ya saben que un trago de más puede crear severas distorsiones de la percepción que desemboquen en pérdida de papeles o quizá en la creación de una espléndida novela surrealista. Todo puede pasar en el Café Royal.