El refugio de los multimillonarios

Richard Branson, capo de la multinacional Virgin, empezó sus negocios en la industria de la música. Por eso a nadie le va a sorprender que la entrada a Necker Island sea digna de una estrella rock. Los millonarios que visitan este paraíso caribeño llegan en helicóptero, dominando totalmente las vistas y sintiéndose dueños y señores del lugar.

Branson compró está propiedad en 1978, cuando solo contaba con 28 años. Hablamos de alguien acostumbrado desde muy temprano al máximo lujo, por lo tanto familiarizado con los caprichos y expectativas de la élite económica mundial.

[Relacionado: Sortean una isla paradisiaca como reclamo turístico]

La isla-resort le costó unos 200.000 euros y gastó unos doce millones en dejarla totalmente a su gusto. Lo primero que compró fueron maderas nobles del Amazonas (nunca ha sido ecologista), antigüedades asiáticas y un enorme techo tradicional de madera estilo Bali. Era el remate necesario para la Gran Casa, edificio mayor del complejo, equipado con ocho habitaciones.

Entre los extras de quien reserve una estancia destacan dos pistas de tenis, dos piscinas, tecnología punta para el entretenimiento y hasta un submarino. El mayor lujo de la isla no es lo que tiene, sino lo que evita: resulta prácticamente imposible que se cuele un paparazzi.


[Relacionado: Hoteles de lujo con restaurantes de moda]

Si alguno lo hiciera, podrían darse situaciones embarazosas, ya que el complejo cuenta con un baño de tres paredes, donde pueden realizarse todas las actividades higiénicas con vistas al mar. Algunos lo consideran una pasada y otros una horterada.

Guste más o menos, la lista de celebridades que ha pasado por Necker Island resulta impresionante. Destacan Robert de Niro, Steven Spielberg, los Beckham y hasta la princesa Diana. La clientela habitual está formada por oligarcas petroleros, estrellas de las finanzas y recién casados de la alta sociedad. 

La tarifa para alquilar el complejo es de 67.000 euros por noche. Por ese precio tienes tu propia isla, con un batallón de sesenta empleados que atienden todas tus necesidades. Además de la Gran Casa, hay seis edificios menores de estilo balinés en la isla. En periodos delimitados (Celebration week) una pareja puede alquilar una habitación durante una semana por unos 30.000 euros.

[Relacionado: Los estadios más chic de Londres 2012]

Justo hace un año este complejo sufrió un enorme revés cuando la actriz Kate Winslet y veinte invitados (incluyendo sus niños) tuvieron que ser evacuados por  un fuego en la discoteca. En esa época ocupaban un edificio en la isla la madre de Branson (90 años) y su hija Holly. La culpa del incidente fue de una tormenta tropical con gran aparato eléctrico. La casa principal quedó destruida y Branson perdió cientos de fotografías. Hoy el complejo ha sido reconstruido y admite vistantes de nuevo.