El secreto mejor guardado del Mediterráneo

Condenast Traveller, una de las revistas más prestigiosas del sector, opina que la joya sin explotar del Mediterráneo es una isla española. Se refieren, cómo no, a Formentera, a la que definen como "la hermana tranquila de ese templo del hedonismo que es Ibiza".

Tiene gracia el modo en que la describen la forma de la isla: "como un hueso asimétrico atado a una correa". Dicen que resulta ideal porque es uno de esos sitios donde planeas ir un fin de semana, acabas por quedarte el mes de vacaciones entero y cuando te preguntan qué has hecho allí contestas que "nada" con una enorme sonrisa en los labios. ¿No es esta la definición de unas vacaciones perfectas?

[Relacionado: Sortean una isla desierta como gancho turístico]

Dicen que durante siglos fue una isla prácticamente deshabitada. Se puso de moda en los setenta, gracias a la vanguardia hippie, incluidas celebridades como Bob Dylan o Pink Floyd. Tirando de anécdota literaria recuerdan que Julio Verne hizo llegar aquí a uno de sus personajes (Hector Servadac) cuando éste buscaba el fin del mundo. Creyó encontrarlo en un faro de la localidad de La Mola. Así de desamparada debía estar la cosa.    

La mayoría de los expertos la definen en negativo: Formentera es todo lo contrario de Ibiza. Quien la visite tendrá la oportunidad de comparar, ya que Formentera carece de aeropuerto y solo puede accederse a ella siendo el dueño de un yate o tomando un ferry desde Ibiza. Hace no tanto el barco pesquero "La joven Dolores" servía de conexión.El Ferry te deja en la minúscula capital de la isla. Nos referimos a Sant Francesc Xavier. Tengan en cuenta que la isla es diminuta: 22 kilómetros de punta a punta y solamente dos de anchura en su zona central.

[Relacionado: Los diez aeropuertos más transitados del mundo]

El mejor medio de transporte son las bicicletas y ciclomotores. Comer y beber es caro por el coste de transportar víveres a una isla. A cambio, aquí te olvidas del estrés: en vez de mirar el reloj la vista empieza a vagar por árboles tan adictivos como las sabinas (que cambian de color según la hora del día) o por las preciosas granjas y masías que ofrece la zona. Se recomienda visitar el hotel, Las Banderas, lugar de reposo de celebridades como la modelo Kate Moss o la DJ Jade Jagger.  Su decoración bohemia-budista-balear refleja la influencia de estas islas en el mundo de las tendencias. Una visita a cualquier playa (especialmente Migjorn, Illetes o Llevant) te hará preguntarte lo mismo que a tantos turistas: ¿por qué los españoles se gastan la paga extra en viajar al Caribe teniendo un mar igual de bonito aquí al lado?