Elsa Schiaparelli, la rival de Chanel

Eterna rival de Gabrielle Chanel, la diseñadora Elsa Schiaparelli también tuvo una vida tan interesante como la de la mítica Coco, y con algunos paralelismos (pese a que sus estilos no podían ser más distintos). Adelantada a su tiempo y visionaria, Schiaparelli detestaba su nombre de pila casi tanto como que la llamaran “abuela”, y por eso todo el mundo que la conocía, sus nietas incluidas, la llamaban simplemente Schiap, como afirmó una de sus nietas.

La diseñadora Elsa Schiaparelli.

Desde su nacimiento en 1890 hasta su muerte en 1973 vivió una vida muy intensa. Estudió filosofía en la Universidad de Roma, su ciudad natal, y cuando publicó un libro de poesía erótica (algo casi impensable para una mujer a principios del siglo XX) escandalizó tanto a su familia que la enviaron a un convento, del que salió poco después, a los 22 años, tras declararse en huelga de hambre. Poco después se mudó a Londres, donde empezó a trabajar de niñera y conoció a su marido, un conde al que había impresionado su libro.

[Relacionado: La minifalda cumple 50 años]

Se mudaron a Nueva York, donde Elsa entró en contacto con artistas como Man Ray, Dalí o Marcel Duchamp. Tras el fracaso de su matrimonio, decidió marcharse a París, donde con el apoyo de Paul Poiret empezó a diseñar ropa. En 1927 ya tenía su propio negocio, con un éxito tremendo, y vestía a personalidades de la talla de Marlene Dietrich o Greta Garbo. Lo abrió su emblemática tienda en el número 21 de la Place Vendôme.

Su primera colección consistía en una serie de suéteres decorados con imágenes surrealistas, conocidas como trampantojos, y un tiempo después empezó a diseñar también vestidos de noche y curiosos sombreros inspirados en el surrealismo.

Original sombrero de Schiaparelli.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Schiaparelli volvió a Nueva York, donde permaneció hasta que terminó el conflicto. Sin embargo, a su vuelta descubrió que las cosas habían cambiado en París, y que el revolucionario New Look de Dior arrasaba en la ciudad. Ya no había sitio para ella, y decidió cerrar su taller en 1954.