Embarazo: cambios en el cuerpo de la mujer mes a mes

Una de las principales curiosidades que tienen las mujeres embarazadas es conocer cómo se produce el desarrollo del bebé semana a semana y cómo va cambiando, evolucionando y creciendo. Por ello, la ecografía es un momento muy especial, ya que pueden ver a través de un monitor los movimientos de su bebé. Existe mucha información sobre los cambios del bebé dentro del útero materno, pero se habla poco de cómo va evolucionando la tripa de la embarazada.

La barriga de la embarazada mes a mes

Cambios en el cuerpo de la mujer embarazadaEl útero de una mujer aumenta una diez veces su tamaño a lo largo de la gestación y pasa de pesar 60 gramos a 1000 gramos. Este crecimiento provoca el desplazamiento de otros órganos, la espalda se curva hacia atrás, el estómago y los pulmones se mueven hacia arriba. Pero, lejos de las molestias o cambios que produce en el cuerpo de una mujer, el crecimiento del abdomen es la prueba más evidente del embarazo.

La barriga en el primer mes de embarazo: Aunque la mujer ya puede experimentar algunos síntomas del embarazo como náuseas, mareos o aumento de pecho, el útero todavía no ha crecido lo suficiente como para ser visible. El embrión tiene forma de renacuajo y no mide más que un milímetro.

El útero en el segundo mes de embarazo: los cambios en el cuerpo de la embarazada todavía no son apreciables para los demás pero al final de este período, el bebé ya mide 1,9 centímetros, el útero ha comenzado a expandirse y tiene el tamaño de un racimo de uvas.

El cuerpo de la mujer en el tercer mes de embarazo: el útero comienza a poder palparse por encima de la línea del pubis. En este momento es normal sentir sueño y cansancio y tener una gran sensibilidad en el pecho. El bebé mide ya unos 7 centímetros y una ecografía podrá mostrar las primeras imágenes del feto.

La tripa en el cuarto mes de embarazo: el útero tiene el tamaño de un melón pequeño, si palpas por debajo del ombligo lo notarás. Su crecimiento presiona algunos vasos sanguíneos dificultando la circulación de la sangre por lo que podrías sentir los pies hinchados o podrían aparecer pequeñas arañas vasculares o varices. El bebé ya mide 12 centímetros y su cabeza es mucho mayor que el cuerpo.

Crecimiento de la barriga en el quinto mes de embarazo: el fondo uterino ha llegado a la altura del ombligo. La cintura ha ensanchado y el embarazo es totalmente evidente. El bebé mide unos 20 centímetros. En la semana 20 de embarazo se realiza una de las ecografías más importantes de la gestación ya que descartarán o diagnosticarán posibles malformaciones y confirmarán el sexo del bebé.

La tripa de la embarazada en el sexto mes: el útero, que ha seguido creciendo durante las últimas semanas, ya sobrepasa en 4 centímetros la línea del ombligo. El bebé mide unos 30 centímetros y está rodeado de medio litro de líquido amniótico. Todavía tiene espacio para moverse y rotar sobre sí mismo dentro del útero. En esta etapa del embarazo ya notarás sus pataditas.

Tu cuerpo en el séptimo mes de embarazo: el útero mide 11 centímetros por encima del ombligo. El aumento del volumen del útero hace que de desplace el estómago y el intestino favoreciendo la aparición de los molestos ardores y acidez del embarazo. El bebé mide ya alrededor de 40 centímetros.

La barriga en el octavo mes de embarazo: la altura uterina es de 34 centímetros. El útero ha crecido tanto en estas semanas que ha desplazado los pulmones hacia arriba, esto hace que te sientas fatigada al realizar pequeños esfuerzos, ya que la capacidad pulmonar es menor. El bebé mide entre 45 y 59 centímetros ya tiene poco espacio para moverse. En esta etapa del embarazo una ecografía sólo podrá ya mostrarle por partes.

Crecimiento de la tripa en el noveno mes de embarazo: el útero ha llegado a la altura de las costillas y el fondo uterino está a unos 40 centímetros desde el pubis. El embarazo ha llegado a su recta final, en este momento se producirá el borrado o acortamiento del cuello del útero y la dilatación del canal del parto para permitir la salida del bebé.

Una vez que ha nacido el bebé, el útero regresa progresivamente a su estado inicial. Poco a poco vas a recuperar tu figura pero este será un proceso que puede llevar hasta 12 meses.

Más información: