Giambattista Valli: el Valentino de la década

Con maestros como Roberto Capucci, Fendi o Ungaro, los primeros pasos en el mundo de la moda del italiano Giambattista Valli ya prometían. Desde que decidiera lanzar su propia firma en 2005, Valli se ha convertido en uno de los diseñadores de referencia de la jet set, con clientas que van desde la reina Rania de Jordania a las actrices Scarlett Johansson o Cameron Diaz.
El diseñador romano Giambattista Valli.

Sus raíces romanas, las películas de Antonioni y la alta costura parisina (en especial, Yves Saint Laurent) le marcaron tanto que decidió dedicar su vida a la moda. En este sentido, el diseñador se formó en varios de los centros más prestigiosos del mundo, como el Istituto Europeo de Design de Roma o la St. Martin’s School of Arts londinense. Poco después de terminar sus estudios, en 1988, empezó a trabajar como ayudante del diseñador Roberto Capucci, que le introdujo en el dramatismo de la alta costura y el arte del color.

[Relacionado: Louboutin, el genio de las suelas rojas]

A principios de los 90 descubrió el prêt à porter de la mano de la casa Fendi, y tras su paso por otras firmas, a mediados de la década de los 2000 se lanzó a la pasarela con su primer desfile en solitario en París.

Aunque sus vestidos de fiesta alcanzaron rápidamente la fama de ser lo más cercano a la alta costura que podía producir el prêt à porter, Valli decidió lanzarse a la alta costura en 2011 y hoy en día, presenta sus diseños cuatro veces al año durante la semana de la moda de París.

Sarah Jessica Parker, de Giambattista Valli.

Según él mismo explica, su objetivo es crear un estilo basado en las líneas y en la silueta femenina, y conseguir que la mujer “sienta el corte de las tijeras en las prendas”.

Le apasiona combinar estilos y reinventarlos de forma que no se sepa si vienen del pasado, del futuro, o si son actuales.

[Y además... Valentino, el rey del chic]


La inspiración le viene, a partes iguales, del New Look de Christian Dior, las glamurosas sirenas de la Cinecittà y los retratos de posguerra de Irving Penn. Además, sus diseños han seducido a muchas de las mujeres con más estilo del mundo, entre las que destacan las actrices Diane Kruger, Sarah Jessica Parker o Julianne Moore, y por su elegancia, su savoir faire y su maestría ya se habla de él como el Valentino de la década de 2010.