El momento ideal para llevar al bebé a la escuela

Cuál es el momento ideal para dejar a tu bebé en la escuela, guardería o parvulario para que puedas, después de periodo de baja por maternidad, volver al trabajo: ¿A los dos años es muy temprano? ¿A qué edad es recomendable llevar por primera vez al niño a la guardería? Esta es la gran preocupación de muchas madres, que se plantean si es conveniente dejar a su bebé en la guardería antes de los dos años. Por motivos laborales, y en otros, por facilitar a los niños una mejor adaptación al colegio, el inicio de la guardería nos llena de dudas.

Tengo que trabajar, ¿llevo a mi bebé a la guardería?

El bebé en la guardería

Por lo general, la edad más recomendada para que tu hijo comience la guardería es entre los 18 y los 24 meses de edad. Ten en cuenta que, a partir de los 18 meses, el bebé ya posee autonomía: comienza a caminar, dice sus primeras palabras, ha aprendido a jugar con otros niños y el contacto con su madre ya no es tan necesario. Sin embargo, no existe una edad consenso entre los profesionales. LaAcademia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente recomienda la edad de tres años como una buena edad para mandar al niño a la guardería.

Los expertos indican que durante los primeros años de vida el mejor lugar para tu pequeño es su hogar. Y es que los especialistas en desarrollo infantil mantienen que lo ideal es dejar al niño en la guardería a partir de los 2-3 años, pero no antes. La figura de la mamá o del papá o, en su defecto, de una figura representativa constante que el bebé pueda tomar como referente durante sus primeros meses de vida, es necesaria para el adecuado desarrollo emocional del bebé. Durante esos primeros meses de vida, el bebé necesita un contacto directo con alguien todo el día y eso no suele satisfacerse con una cuidadora de guardería, que tiene que prestar atención a otros bebés también. Por tanto, no es una cuestión de competencia profesional, sino de desarrollo psíquico y de ofrecer al bebé lo que necesita. Por tanto, cuando los bebés tienen menos de 2 años, si es posible, es más recomendable que sigan en casa con sus papás.

En el caso de que no puedas estar junto a tu bebé durante sus primeros meses de vida, debes tener más cuidado al elegir guardería. Tiene que ser un lugar con personal especializado para atender a menores de dos años y que brinde atención individualizada y estimulante para que el bebé se sienta muy querido, casi como en casa.

En la mayoría de los casos son las necesidades de los padres y las circunstancias familiares las que determinan que el bebé tenga que ir antes o después a la guardería. Si tiene que ir un poco antes, la guardería le vendrá bien para relacionarse con otros niños, ganar en autonomía y prepararse para cuando comience la escuela. Su desarrollo y su lenguaje también puede verse favorecido por la guardería. En general, en el jardín de infancia, los niños ganan autonomía, pierden el miedo a la separación de la madre y se relacionan con otros niños.

Por este motivo, otros especialistas en la materia consideran que la edad más recomendable para que el niño empiece la guardería es entre los 18 y los 24 meses, ya que a partir del año y medio, el niño ya tiene cierta autonomía.

Otro tema que nos preocupa mucho a los padres es el de las enfermedades, ya que cuando los pequeños empiezan la guardería suelen comenzar con mocos a las pocas semanas y no los sueltan hasta junio. En este sentido, conviene destacar que el sistema inmunitario del bebé es más inmaduro durante sus primeros meses de vida y evoluciona con el crecimiento, pero por otro lado, se activa rápidamente ante los estímulos de los agentes infecciosos como bacterias y virus. En contacto sucesivo con los agentes patógenos, las defensas del niño se fortalecen y el organismo activará su “memoria” inmunológica cuando entre de nuevo en contacto con el mismo virus o bacteria.

Por lo tanto, puede que el niño enferme más a menudo en la guardería o el colegio, sin embargo, en compensación, habrá creado ya defensas para enfrentarse a los virus y a las bacterias en etapas sucesivas. No obstante, es importante controlar que, cada vez que enferme el bebé, se trate de trastornos y enfermedades diferentes, porque las recaídas pueden suponer una mala curación de la enfermedad o unas defensas débiles o insuficientes.

Más información: