Juegos y juguetes para las vacaciones

El juego y los juguetes no sólo van cambiando a medida que crece el niño, sino que también van transformándose en función del tiempo y la temperatura, o si nls niños están o no en períodos lectivos. De cualquier modo, nunca hay que olvidar que tanto los juegos como los juguetes están para divertir, enseñar y educar, pero también para ayudar y relajar a los pequeños, y permitirles que compartan grandes momentos de entretenimiento con su familia y sus amigos.

Propuestas de juegos para las vacaciones de los niños

Jugar al aire libre

Cuando se termina el curso escolar, o durante las vacaciones de Semana Santa, los niños aparcan los libros de texto, los cuadernos y los bolígrafos, que son sustituidos por juguetes. Algunos padres son partidarios de hacer un pequeño regalo, lo que llaman un "premio", a sus hijos después de un año de esfuerzo y sacrificio. No cabe duda de que las vacaciones de verano son las más esperadas por los niños. Con el calor pueden hacer una cantidad de actividades mucho mayor: ir a la piscina, la playa, estar en contacto con la naturaleza, hacer deporte al aire libre, jugar en el patio.

El buen tiempo para muchos niños representa libertad y diversión a todas horas. Los juguetes que más les animan en esta época del año son la comba, la bicicleta o el triciclo en el caso de los más pequeños, los patines y todos aquellos juguetes que puedan utilizar en la calle. Además de jugar, también tienen la oportunidad de practicar y aprender algún deporte: jugar al tenis al aire libre, nadar, voleibol en la playa. Además también es un buen momento para que los más pequeños aprendan a manejar una cámara de fotos; hoy existen una infinidad de cámaras fabricadas especialmente para los más pequeños, capaces de soportar movimientos bruscos e incluso caídas.

Ideas para jugar en vacaciones

Los niños también podrán aprender a jugar a juegos de mesa, pintar un buen libro de dibujos, combinar la ropita de sus muñecas y sus muñecos. Y junto a los juguetes, los niños puedes pasar gran parte del día en el parque. Les encantan los columpios, toboganes y balancines. En las vacaciones los padres también puede contribuir a despertar la creatividad, los sentidos y las destrezas de sus hijos, rescatando las manualidades de las que muchas veces sólo nos acordamos en Halloween y Navidad.

A parte de los trabajos manuales, los padres pueden fomentar la lectura en sus hijos a través de los libros de cuentos. Para que los niños jueguen no es necesario que se gaste tanto dinero. Lo importante es elegir una actividad y pasarlo bien. La cantidad de juguetes no es lo que determinará la diversión de un niño, lo será la calidad del momento de juego.

Más información: