La mesa glacial de Zaha Hadid

Nuestra historia comienza con un español. Se llama David Gill y es uno de los galeristas claves del arte contemporáneo. Se le considera uno de los principales responsables de la percepción moderna que sostiene que el diseño puede alcanzar la categoría de arte. A los largo de sus carrera ha encargado piezas a artistas de gran prestigio internacional como Frederikson Stallard, Barnaby Barford o Tom Dixon. Este mes Gill reabre su afamada galería del barrio de Mayfair, Londres, justo veinticinco años después de su inauguración.


Mesas de hielo
La estrella de su nueva exposición son cuatro piezas de cristal que parecen bloques de hielo estilizados. Son las mesas glaciares de Zaha Hadid, una de las pocas arquitectas del planeta que ha logrado introducirse en una élite dominada por los hombres.

Están fabricadas con una resina acrílica especial, proveniente de Italia. Si pasas la mano por la superficie te daras cuenta de que son más suaves de lo que habrías podido imaginar.

[Relacionado: Oro parece, la crema más cara del mundo es]

La relación entre el artista y la galerista viene de lejos. En 2007 le encargó la pieza "Formaciones Dune", un extraño mueble vanguardista, que también se exhibe este mes la galería. Hadid afirma que "las mesas glaciares es algo que llevo pensando desde hace mucho tiempo. No se puede reinventar la rueda cada día. Hay que estar seguro de cada detalle". Los precios arrancan en 100.000 libras esterlinas por la mesita más pequeña del conjunto.

La mesa más pequeña cuesta 100.000 libras

El espacio de David Gill está situado en una de las esquinas más tranquilas de King Street, a tiro de piedra de la legendaria Sotheby`s. Se trata de un enorme edificio de dos plantas decorado al estilo minimalista. Además de esta galería oficial, Gill es dueño de un espacio ultramoderno que denomina 3.0 y que solo se puede visitar solicitando cita previa. Este está situado en la zona de Vauxhall. Allí dispone de una extensa librería de arte y un espacio expositivo. Contra una de sus enormes paredes acristaladas se encuentra una mesa sobria y discreta donde una secretaria apunta las solicitudes para vistarla.