La piscina más impresionante

Unos medios la describen como la piscina más impresionante del mundo. Otros piensan que es la más intimidante. Está en Shangai, la ciudad más moderna e hiperactiva de China. Quien se sumerja en esta maravilla, colgante y acristalada, disfrutará de unas vistas asombrosa. Por encima, cielo abierto, incluyendo los aviones que aterrizan el cercano aeropuerto. Por debajo, cien metros de caída libre y el intenso trajín de la calle. Se encuentra en la planta 24 del hotel Holiday Inn Pudong Kangqiao.


El objetivo era ofrecer a los clientes la sensación de estar nadando en el cielo. Desde allí contemplan la vida de la calle como si fueran ángeles Por supuesto, los peatones de la calle Xiuyan Lu También pueden ver a quien nada.

[Relacionado: El refugio de los mutimillonarios]

Esta sensación de flotar en el cielo ha sido descrita como "delirante y deliciosa" por los primeros privilegiados que probaron el invento, de uso exclusivo para clientes del hotel y miembros de un exclusivo gimnasio cuya cuota de inscripción asciende a 2.000 euros por persona al año o 3.200 por familia de cuatro miembros. Podemos tranquilizar a los más aprensivos señalando que está contruida con cristal reforzado, mucho más resistente que el normal.

Las medidas de la piscina son treinta metros de largo por seis de ancho. La profundidad llega al metro y medio, así que casi todo el mundo puede hacer pie. Fue diseñada por la firma surcoreana Chan Sau Yan y asociados, responsable de todo el interiorismo del hotel.

[Relacionado: El boom de las experiencias de lujo]


Para obtener los permisos hubo que consultar a varios arquitectos e incluso a ingenieros aeroespaciales para dar con la mejor estructura y extremar las medidas de seguridad. Este hotel de cuatro estrellas y 390 habitaciones prefiere no desvelar el precio final de este capricho. China todavía es un país nominalmente comunista y los despilfarros siguen teniendo mala prensa.