Lissavetzky ve una "broma pesada" que Botella hable de austeridad cuando la deuda de Madrid alcanza los 8.875 millones

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El portavoz socialista en el Ayuntamiento, Jaime Lissavetzky, ha calificado como "broma pesada" las afirmaciones efectuadas este lunes por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, reclamando la austeridad como su seña de identidad cuando precisamente ha formado parte de una gestión que ha dejado una deuda total en la ciudad de 8.875 millones.

Lissavetzky ha remarcado en un comunicado "su estupefacción" por las palabras de la primera edil cuando precisamente ella y el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón han "lastrado" a Madrid hasta esos niveles de endeudamiento. "Es el mundo al revés", ha remarcado luego.

"Quien la oyera sin conocer la realidad podría pensar que son los funcionarios o los ciudadanos quienes han gestionado y utilizado los dineros públicos de forma ineficaz y dilapidadora, cuando la realidad es que ha sido el gobierno local del PP quien ha arruinado las arcas municipales por las políticas megalómanas y la carencia de eficiencia de Ruiz-Gallardón y Botella", ha subrayado Lissavetzky.

El edil socialista ha añadido que, frente a la ruina municipal, las únicas alternativas del PP parecen ser tres y a "cada cual peor o más injusta": "recortar los gastos sociales, subir impuestos y tasas de forma regresiva y abusiva y, eso sí, echar las culpas al empedrado para eludir las propias responsabilidades".

Por eso, a Lissavetzky no lo extraña que Botella haya hecho sus afirmaciones en un acto con la ministra Mato dado que apoya "sin rechistar" la destrucción del estado del bienestar que está llevando a cabo el presidente del Gobierno Mariano Rajoy como hizo, a su jucio, el pasado viernes.

"Porque lo que en el fondo pretenden Botella y el PP es criminalizar el gasto social y la gestión pública aprovechando la crisis para reducirlos y hacerlos desaparecer, un objetivo de siempre que se ha convertido en su obsesión de ahora", ha espetado luego.

El portavoz socialista ha recordado "que Botella apoyó en primera línea el 'tarifazo' en el transporte madrileño contra los intereses de sus millones de usuarios, seguramente pensando que, aún con los altos precios actuales, los trabajadores que cogen todos los días el metro y el autobús se estaban comportando de forma poco austera".

"Madrid no se merece estas políticas de destrozo social que pretenden convertirla en una ciudad sin cohesión, sin igualdad y solidaridad y que cuentan y contarán con la oposición y la alternativa del PSOE", ha concluido Lissavetzky.