Los bolsos-libro de Olympia Le-Tan

Un bolso que es un libro que cuesta una media de 1.200 euros. ¿Es un trabalenguas? ¿Un silogismo imposible? ¿O unas palabras para invocar al espíritu del lujo? No, es la realidad. Olympia Le-Tan es una diseñadora francesa –hija de un famoso ilustrador francés– que ha creado una colección de bolsos tan particular y única que le ha resultado como a un alquimista encontrar la fórmula de fabricar oro. Son bolsos con forma de libro –hechos para llevar en la mano– con títulos clásicos bordados con mimo.
La actriz Michelle Williams en la entrega de los premios Spirit Awards con un bolso de Olympia Le-Tan en la ma …
El tacto es bastante impresionante y el efecto, sorprendente. Por ejemplo, ver a Michelle Williams o Natalie Portman con ¿un libro? en la alfombra roja antes de entrar a una gala es cuanto menos… perturbador. Estamos acostumbrados a las carteras de mano y a los clutchs  joya e, incluso, a los bolsitos con forma de caracola que ha diseñado Karl Lagerfeld para la colección de primavera/verano de Chanel. Pero, ¿libros? Lo cierto es que es una genialidad, se mire por donde se mire.

[Relacionado: El día que Chanel se hizo punk]

La colección de Olympia Le-Tan demuestra dos cosas. 1) Una clarividencia en moda. 2) Un gusto literario prácticamente perfecto. Ella asegura que todos los que ha ido creando están ahí porque su lectura le ha impresionado de algún modo, pero también algunos cuya portada, simplemente, le fascinó. Está el Almuerzo desnudo y Junkie, de William Borroughs, el Dr. Jekyll & Mr.Hyde, de Robert Louis Stevenson, Las puertas de la percepción, de Aldous Huxley, El enfermo imaginario de Moliére...
Detalle de un bolso de Olympia Le-Tan con portada del libro 'El Guardián entre el Centeno', en las manos de la …
De todos ellos, la portada es la de la primera edición del libro porque, como dice Olympia, le gusta “mantenerme fiel al arte original”. Y solo hace bolsos de libros clásicos porque “desafortunadamente, las portadas de los libros contemporáneos no son demasiado bonitas estos días. Eso facilita bastante la elección”. La forma no es que sea muy cómoda, pero ninguna cartera de mano lo es. Y sí, cuestan una media de 1.200 euros, casi como lo que costaría la edición original del libro en cuestión. Pero dicen que las mujeres que leen son infinitamente más sexis así que, además, si lo añaden a sus estilismos el resultado es irresistible. Aunque ahora, más que nunca, con los bolsos de Olympia Le-Tan… ¡va a ser inevitable juzgar los libros y a los dueños por su portada!