Métodos para acortar el trabajo de parto

Muchas mamás  preguntan cuanto tiempo durará el trabajo de parto, pero esta es una pregunta difícil de responder ya que depende del organismo de cada mujer, del tamaño y posición del bebé y de la intensidad y frecuencia de las contracciones.

Se dice que  una mujer ha iniciado el trabajo de parto cuando el cuello del útero presenta modificaciones ( dilatación y acortamiento) y se presentan contracciones rítmicas y con una periodicidad de cada 5 minutos.  Probablemente para haber llegado a este estado ya estuviste sufriendo contracciones y algunas molestias durante algunas horas, este período se denomina preparto.

En general los trabajos de las primigestas son más prolongados que con los embarazos posteriores, y pueden durar entre 8 y 15 horas, pero esto es muy variable.

No es necesariamente mejor para ti o para tu bebé que el parto sea rápido. Sin embargo, el parto a veces evoluciona tan lentamente  que puede existir un verdadero riesgo de que la madre y el bebé queden  agotados.   Si estás en la fase activa del parto y el cuello del útero no se está dilatando a una velocidad promedio de 1 cm por hora, tu médico quizás tome medidas para acortar el proceso.

Sin embargo, el parto de cada mujer es único y su bienestar y su decisión deben ser tenidos en cuenta cuando se considera la velocidad a la que esté progresando el parto. No es razonable insistir en que el cuello uterino debe dilatarse a una velocidad específica, aunque es importante que tenga un progreso estable.

 

¿Por qué puede progresar lento el trabajo de parto?

El parto puede progresar lentamente debido a la posición del bebé, porque las contracciones no son muy fuertes o porque la pelvis de la madre no es del todo favorable.

Pero en general, lleva mucho más tiempo que el cuello del útero se abra los 10 centímetros necesarios para lograr la dilatación completa. Luego de los primeros cinco centímetros, las contracciones se hacen más fuertes y abren el cuello uterino más rápidamente.

 

¿Cómo acelerar naturalmente el trabajo de parto?

Si el bebé está bien y tu cuello uterino se está abriendo de forma gradual, aunque lentamente, quizás prefieras dejar que llegue el momento de forma natural.

Para acelerar el trabajo de parto de forma natural puedes intentar alguna de las siguientes  técnicas:

-Estar de pie

-Cambiar de posición regularmente

-Caminar

-Vacía la vejiga frecuentemente

-Relájate, concéntrate en la respiración y  en las contracciones.

-Inclínate  hacia delante durante las contracciones para ayudar al útero a empujar al bebé con firmeza hacia el cuello uterino

-Romper bolsa:  si aún no has roto bolsa tu médico puede hacerlo.  Esto ayudará que la cabeza del bebé apoye sobre el cuello del útero y facilite la dilatación.  Para romper la bolsa tu médico utilizará un instrumento quirúrgico con forma de aguja de crochet que  enganchará la bolsa y permitirá la salida del líquido amniótico.  Este es un procedimiento indoloro tanto para ti como para tu bebé.  La rotura de bolsa puede acortar el trabajo de parto hasta dos horas. 

Es importante verificar que la cabeza del bebé esté bien apoyada sobre el cuello del útero ya que sino deberás permanecer acostada para prevenir que parte del cordón descienda por debajo de la cabeza fetal produciendo un cuadro llamado procidencia de cordón.  Si la cabeza de tu bebé está bien apoyada y el médico lo autoriza puedes seguir caminando.

Es posible que las contracciones se vuelvan mucho más fuertes después de romper aguas. Prepárate para trabajar mucho con tu respiración y tus ejercicios de relajación, o pídele a tu doctor un medicamento para el dolor si necesitas ayuda extra.

 

Utilización  de goteo hormonal

Si ninguna de las técnicas anteriores ha funcionado y el parto sigue evolucionando lentamente tu médico sugerirá colocarte un goteo endovenosos de oxitocina.  Este goteo ayudará a estabilizar la frecuencia de las contracciones e intensificará su intensidad.  Es importante monitorizar al bebé en todo momento mediante el monitoreo fetal. 

 

Anestesia peridural

Cuando el ritmo de las contracciones está establecido, la cabeza del bebé ya está bien apoyada, la realización de la anestesia peridural produce que el cuello del útero se relaje y se dilate favoreciendo el descenso del bebé y la progresión del trabajo de parto.