¿Cómo nace una crema?

Hemos viajado al Centro de Investigaciones Dérmicas de Olay en Egham (Reino Unido) para descubrir cómo es el paso a paso del proceso de creación de una crema hidratante.

¿Cómo nace una crema?

Utilizamos productos cosméticos con asiduidad, crema hidratante todos los días–o incluso dos veces al día–, pero poco sabemos sobre la forma en que estos cosméticos se producen. En Elle.es hemos querido conocer cómo se fabrican los productos que utilizamos y por ello hemos visitado el Centro de Investigaciones Dérmicas de Olay en Egham, Reino Unido.

Para desarrollar una nueva crema, Olay utiliza un proceso que se divide en tres etapas: diseño, formulación y calificación.

La etapa de diseño se inicia comprendiendo en profundidad las necesidades del consumidor a partir de frustaciones o sugerencias que ellos hacen. Una vez que se tiene la idea y la estrategia, se elaboran prototipos o mejoras de productos existentes. Esta etapa, en definitiva, sirve para establecer el beneficio que debe aportar una crema: lucha contra el envejecimiento, hidratación sin sensación grasa, luminosidad... Cuando se tienen claros los efectos a conseguir, se realiza un análisis técnico preliminar en el que se identifican los posibles ingredientes y concentraciones adecuados para lograr el beneficio deseado.

Identificados los ingredientes, se pasa a la fase de formulación. Una crema está formada por dos tipos de componentes: los principios activos y los excipientes. Los principios activos son aquellos ingredientes encargados de aportar el beneficio (péptidos para aumentar la producción de colágeno, Vitamina C como antioxidante...) Los excipientes, por su parte, son el vehículo que permite que los principios activos alcancen su objetivo ( parafina, glicerina, gel...).

La correcta selección de ambos componentes y su justo balance es lo que proporcionará a la crema su efectividad: ese es el cometido de la fase de formulación. Durante esta etapa tendrán que evaluarse las características más prácticas de la fórmula, aquellas que van a afectar al cliente directamente cada vez que haga uso de la crema (textura, facilidad de aplicación...).

Por último, la crema pasa a la etapa de calificación. En primer lugar, se evalúa en grupos pequeños de 100 mujeres. Si se demuestra que la crema cumple con el beneficio que se pretendía alcanzar, pasa al siguiente nivel de prueba: los test a gran escala, en los cuales participan mil mujeres. Muchos de estos estudios son estudios clínicos, en los que se toman fotos del antes y el después para medir objetivamente los resultados de la fórmula.

Para recrear la fragancia de un cosmético, primero se escogen los extractos naturales a utilizar y se analizan en el laboratorio. Con el cromatógrafo de gases se establecen todos los componentes químicos del extracto y cuáles son los más importantes. Con todos estos datos se cosigue recrear la fragancia y añadirla a los cosméticos.

Más información:
Caprichos de belleza.
Cosmética de farmacia, lujo a tu alcance.