Neva Vodianova: adorable mini glamour

Natalia tiene una de las caras más perfectas en el mundo de la moda. Unos labios que se pliegan en un gesto dulce y muy ‘lolita’, una nariz arrebatadora y una mirada tranquila que puede detener el tiempo. Vodianova es una de las maniquíes que capitanea ese poderoso ejército de modelos rusas –Natasha Poly, Eugenia Volodina, Sasha Pivovarova, Anna Selezneva, Vlada Roslyakov, Valentina Zalieva, Maryna Linchuk…– que marca con su característico paso sobre la pasarela una forma diferente de desfilar. Como ellas mismas dicen, las modelos rusas están hambrientas por trabajar. O, como zanja Sasha Pivovarova, “En Rusia tenemos un dicho: ‘Solo los malos soldados quieren ser generales’”.

 Neva Vodianova

Las modelos rusas se multiplican como matrioshkas. La prueba: Neva Vodianova –un nombre muy evocador el de la hija de Natalia– tiene seis años y ya es imagen de Caramel Baby & Child, una firma de moda infantil. Neva es súper rubia –un rubio casi blanco– y tiene los mismos rasgos angelicales que su madre. Como se puede ver en la imagen, posa en la publicidad vestida de rojo en mitad de la Naturaleza, uno de los símbolos recurrentes de Caramel Baby & Child.

[Relacionado: La sobrina de Gisele Bündchen: una diseñadora de 5 añitos]

En su incipiente carrera Natalia ha querido mantener una de las cosas que más respetada la hacen: todo el dinero Neva genere con su trabajo como modelo infantil irá destinada a una asociación benéfica rusa. Natalia es tremendamente activa en labores filantrópicas. En varias ocasiones ha dejado claro que ella ya ha ganado suficiente dinero para que toda su familia sea feliz y ahora quiere hacer lo mismo con los que más lo necesitan. Neva entra así en el club del que ya son miembros exclusivos la sobrina de Gisele Bïndchen, la hija de Cindy Crawford y la hija de Victoria Beckham. Así se las gasta el mini glamour.