Niños que roncan pueden tener problemas de conducta

Es muy normal que un niño, cuando tiene un resfriado o una alergia que le provoque una obstrucción nasal, no se duerma bien y muchas veces empiece a roncar durante la noche. Lo que no es normal es cuando este ronquido persiste durante más tiempo, alterando su sueño y su comportamiento durante el día. Eso es lo que revela un nuevo estudio, publicado en la revista Pediatrics.

Por qué roncan los niños

El ronquido de los niños y su conducta

Los niños en edad preescolar que roncan de forma habitual pueden tener un riesgo mayor de desarrollar problemas de conducta que otros niños de su edad. Los autores de la investigación llevada a cabo por el Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati,  supervisaron a 249 niños desde su nacimiento hasta los 3 años de edad, entre los cuales un 9 por ciento estaba considerado como un roncador persistente, de acuerdo con los informes que presentaron los padres.

Todos sabemos que dormir mal no es nada favorable para nuestro rendimiento diario. Con los niños ocurre lo mismo. Si no duermen bien al día siguiente padecen somnolencia excesiva, se muestran cansados y muchas veces impacientes y malhumorados, más sensibles a las dificultades y vulnerables a las frustraciones.

El ronquido de los niños y la hiperactividad

El estudio revela además, que niños de 2 y 3 años que roncaban de forma sonora al menos un par de veces por semana solían tener más problemas de falta de atención e hiperactividad que los demás. Aparte de eso, también concluye el estudio que el ronquido fuerte se produce en aproximadamente 1 de cada 10 niños.

Los expertos, responsables por la investigación, aconsejan a los padres que cuando el ronquido de los niños se convierte crónico y sonoro, deben plantear el problema al pediatra del pequeño. No es lo mismo un ronquido provocado por un simple resfriado de algunos días que uno que perdura más de una semana, por ejemplo. Los niños que roncan o que respiran por la boca cuando están dormido, de una forma crónica, están más expuestos a los problemas de conducta, e incluso a la depresión.

Más información: