Cómo prevenir y tratar las picaduras de mosquitos

En verano aumentan las picaduras de mosquitos. Aunque no son graves sí resultan muy molestas, sobre todo para los niños, que tienen la piel especialmente delicada. Veamos cómo se pueden prevenir y qué hacer en caso de que se produzcan.

Cómo prevenir y tratar las picaduras de mosquitos

Las picaduras de mosquito producen lesiones cutáneas leves, que salvo casos excepcionales de alergia pueden tratarse dentro del ámbito familiar. Aun así, resultan muy molestas y como producen escozor, nos obligan a rascarnos, lo que muchas veces degenera en heridas.

Dado el aumento de este tipo de picaduras en la época del año en la que nos encontramos, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) recomienda seguir los siguientes consejos, especialmente cuando hay niños pequeños en casa (son los que tienen la piel más sensible).

A salvo en casa y fuera de ella

  • Conviene vestir con ropa de algodón que sea de colores discretos y evitar sobre todo el amarillo, que es el tono preferido por estos insectos.
  • Tampoco hay que utilizar perfumes ni cosméticos de olor penetrante, porque a los mosquitos les encantan.
  • Hay que usar repelentes de insectos, bien para aplicar directamente sobre la piel, bien para echarlos en el ambiente. En este caso conviene rociar bien las cortinas, para que hagan de muro de contención contra los mosquitos que intentan meterse por la ventana.
  • En casa debemos recoger la cocina enseguida después de comer, para que los mosquitos no se sientan atraídos por los olores que desprenden los restos de comida.
  • También hay que mantener el cubo de la basura metido dentro de un armario o en todo caso en el tendedero, pero con la tapadera puesta y la puerta del tendedero cerrad
  • Por la noche se puede dejar encendida una luz que esté lejos de los dormitorios. A los mosquitos les atrae la claridad, por lo que se irán para aquella zona y nos dejarán dormir en paz.
  • En las salidas al campo es recomendable vestir pantalón largo y camiseta de manga larga, porque al tener el cuerpo cubierto a los mosquitos les resulta más difícil picarnos (aun así, a veces lo hacen). Para evitar el calor las prendas deben ser ligeras y fresquitas.
  • Antes de emprender un viaje en coche, aunque sea corto, es imprescindible comprobar que en su interior no hay mosquitos ni ningún otro tipo de insectos, porque además de picaduras pueden provocar despistes y accidentes.
Objetivo: aliviarlos
Si a pesar de tomar estas precauciones no podemos evitar que el mosquito nos pique, no debemos rascarnos (podemos producirnos infecciones) ni aplicarnos repelentes de insectos. Éstos no son útiles cuando ya se ha producido la picadura, porque pueden irritar la piel.

Lo mejor para aliviar el dolor y la hinchazón es aplicar sobre la zona afectada un trocito de hielo envuelto en un paño. También es recomendable tratar la picadura con una solución cutánea con amoniaco o con una crema antiinflamtoria con corticoides, pero siempre bajo la supervisión del médico.