Puertas singulares ¡Qué buen pase!

Una puerta es mucho más que una hoja impersonal que separa los ambientes. Si agudizas el ingenio, puede convertirse en una pieza clave de la decoración que, además, solucione la falta de luz o de espacio.

Puertas singulares ¡Qué buen pase! Puerta con ojo de buey XXL
Una puerta es mucho más que una hoja impersonal que separa los ambientes. Si agudizas el ingenio, puede convertirse en una pieza clave de la decoración que, además, solucione la falta de luz o de espacio.


Puertas singulares ¡Qué buen pase! Puertas para lograr un poco de intimidad
A menudo, al problema de la falta de luz se suma el deseo de mantener la vida familiar a salvo de miradas indiscretas.
Antes de encargar una puerta, conviene analizar el nivel de transparencia que necesitas. Este modelo, diseñado por Sofía Pernas y Micaela Neira, tiene cuarterones de cristal arenado, que dejan pasar la luz hacia el pasillo pero garantizan el nivel de opacidad justo para mantener en privado lo que sucede al otro lado de la hoja.
En horizontal, realzan el formato de la puerta que, al ser ancha, gana prestancia.


Puertas singulares ¡Qué buen pase! La hoja de la puerta se desliza sobre un raíl
El sistema corredero, muy llamativo, se deja a la vista para que se convierta en protagonista de la decoración.
Se trata de Exterus, de la firma Krona, apto para puertas de diferentes materiales, incluido el cristal. En este caso, la interiorista Emma Masana eligió para su espacio en Casa Decor dos hojas de madera de pino restauradas.
La fusión entre el diseño actual del carro y el estilo retro de la puerta da como resultado un modelo lleno de carácter, que potencia el aire industrial del ambiente.
La posibilidad de deslizar la hoja permite separar o comunicar el salón del resto de la casa en un espacio tipo loft.


Puertas singulares ¡Qué buen pase! Puertas correderas que dan paso al comedor
El amplio vano, con puerta corredera de doble hoja, anuncia que la habitación a la que se da paso es importante.
¿Te imaginas cómo sería el efecto si se accediera a través de una puerta sencilla y batiente? ¡Perdería su aire señorial!
El hecho de que las hojas corran paralelas a la pared permite centrar la mesa en el comedor, con lo que el espacio parece más amplio.
Los tiradores, anchos, ayudan a deslizar las hojas con comodidad.


Puertas singulares ¡Qué buen pase! Puertas junto a la escalera
La conveniencia de situar una puerta corredera se convierte, prácticamente, en una cuestión de seguridad en espacios como el de la foto.
¿La razón? Como la hoja se desliza paralela a la pared, se evita el riesgo de golpear a quien sube o baja los peldaños de la escalera.
Este modelo combina madera lacada opaca, para garantizar la privacidad de quien utiliza la escalera, y un cuarterón vertical de cristal que facilita la entrada de luz natural desde la zona de estar hacia el recibidor.


Puertas singulares ¡Qué buen pase! Puertas con sistema de frenado ABS
Para evitar posibles accidentes, en especial con los niños, la firma Krona dispone de un sistema neumático integrado que ralentiza el recorrido de la hoja, para que la puerta corredera siempre se cierre con suavidad y evitar algo tan desagradable como pillarse los dedos.
Este dormitorio se decoró con la pintura modelo Amarillo Dijon, de la firma Bruguer (32,45 €/envase de 2,5 litros).

Más información:
Pomos y tiradores con estilo.
Puertas correderas.