Reformas: Ventanas y cerramientos bien hechos

Realizar una reforma en profundidad requiere renovar puertas y ventanas, para mejorar los acabados y, entre otras cosas, ahorrar energía. Sin olvidar los cerramientos, que permiten ganar espacio y multiplicar la luminosidad.

Reformas: Ventanas y cerramientos bien hechos Ventanas para integrar el paisaje
Cuando las vistas son atractivas, la mejor opción son los ventanales con grandes hojas correderas y perfiles estrechos. En estos casos es muy importante garantizar una correcta instalación, que facilite un deslizamiento perfecto y un cierre hermético.


Reformas: Ventanas y cerramientos bien hechos Ventanas que potencian el ahorro energético
Es básico que las ventanas estén equipadas con un sistema de doble acristalamiento, que aísle tanto acústica como térmicamente, con el consiguiente ahorro energético. Y que incluyan rotura de puente térmico, para evitar la condensación y el paso de frío o calor del exterior al interior.


Reformas: Ventanas y cerramientos bien hechos Aprovecha la energía solar
Las ventanas de tejado permiten ganar en luz y en espacio. Ésta, de Velux, con acabado en poliuretano blanco, se acciona mediante energía solar. Incluye motor incorporado, mando a distancia y sensor de lluvia. Mide 1,14 x 1,18 m y tiene un precio de 1.247,26 €.


Reformas: Ventanas y cerramientos bien hechos Ventanas aislantes
Los grandes ventanales exigen sistemas que tamicen la entrada de luz directa y aíslen del exterior. Dos premisas que cumplen a la perfección los nuevos modelos Duette Architella de Gradulux, ya que triplican su capacidad aislante gracias a sus tres cámaras de aire y a su doble estructura de nido de abeja. Se presentan con diferentes grados de opacidad y amplio colorido.


Reformas: Ventanas y cerramientos bien hechos Ventanas con vistas
Si la terraza es amplia, se puede cerrar parte de ella mediante ventanas para organizar en ese espacio, por ejemplo, un acogedor comedor. En este caso, además, se aprovechó la parte inferior para hacer un banco corrido que amplía la zona de asientos sin restar espacio.


Reformas: Ventanas y cerramientos bien hechos Ventanas en la cocina
El sencillo tendedero se planificó con una zona de lavado donde colocar la lavadora y un mueble de almacenaje, y se separó de la cocina por un murete de obra pintado en blanco. Se acristaló la parte superior para facilitar la visión desde el espacio de cocción.

Más información:
Cerramientos de interior: no te equivoques eligiéndolos
Ideas para separar ambientes