Salones con un aire refrescante

Aquí tienes dos salones, rosa y verde, frescos, ligeros y reformados, sin gastar mucho. Se han transformado cambiando colores, complementos y distribución... con muchas ideas prácticas. ¡Toma nota!

Salones con un aire refrescante Con contraste
Salón y comedor se diferencian visualmente: el primero apuesta por tonos claros en muebles y tapicerías, con alegres toques de rosa; el comedor en cambio tiene tapizados en marrón oscuro. La lámpara de pie marca el límite entre ambas.Con luz natural Varios visillos blancos visten el gran ventanal.

  • Asientos más versátiles: Opta por modelos desenfundables pues ofrecen ventajas: se limpian mejor y sus fundas se pueden renovar fácilmente con telas y acabados más acordes con la estación.
  • Para no recargar el salón, en lugar de sumar más butacas, sillones o sofás, pon asientos informales en el suelo, como cojines, pufs o taburetes bajitos que puedes ocultar incluso debajo de la mesa de centro.
  • Atrévete a mezclar materiales y estilos diferentes. Complementa muebles de mayor peso visual, como las de madera, con otros de fibra, de cristal, de metal...

Salones con un aire refrescante Una acertada mezcla de estilos
Un claro ejemplo: la zona de comedor, con un sillón de fibra rústico y sillas modernas en torno a la mesa de madera. En el estar, la tapicería oscura del sofá en "L" se anima con cojines de aire étnico. La zona de asientos se completa con pufs de fibra. En la pared, adornos riginales como estos sombreros de paja.
Con equilibrio y sentido práctico: Los estampados de flores en las telas de los asientos tienen la ventaja de que dan personalidad y protagonismo al sofá o al sillón, pero pueden cansar con el paso del tiempo. Por ello, es recomendable confeccionar fundas para estos asientos con esas telas estampadas, ya que así podrás renovarlas con facilidad siempre que quieras.


Salones con un aire refrescante Elige muebles funcionales, que den versatilidad, como mesitas auxiliares o de centro con ruedas, una mesa de comedor extensible, mesitas-nido que se despliegan, o incluso un sofá-cama o un sillón reclinable. Todas estas piezas dan bastante juego, no ocupan espacio extra y solucionan mucho en caso de necesidades puntuales.

Más información:
Cómo renovar la imagen de tu salón
Salones decorados con mucho gusto