Salud: aprende a ser feliz

La clave de la felicidad depende exclusivamente de ti y de tu forma de ver la vida. A continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a estar bien por dentro y mejorar tu salud.

Salud: aprende a ser feliz

A ser feliz se aprende. Ese aprendizaje se basa en mirar con otros ojos la realidad. De los reveses se extraen lecciones positivas. Saber descubrirlas hace más feliz que quedarse atrapado en la adversidad. El miedo es el mayor freno emocional que tenemos, y debe superarse. Somos lo que pensamos. Si piensas que eres un perdedor, lo serás. La clave está en pensar en positivo. Está demostrado que el 96% de nuestros temores no se cumple nunca.

Para sentirnos a gusto hay consejos de todo tipo, como realizar actividades que estimulen la mente y fortalezcan la memoria. Los sudokus, crucigramas y jeroglíficos ponen en marcha nuestros circuitos cerebrales y nos exigen atención y esfuerzo.

Reír 30 veces al día para estar sano
Reír es otra de las terapias más saludables. La risa moviliza y activa todos los músculos de la cara y amplifica la respiración. Los especialistas dicen que alivia el insomnio y que es un antídoto contra la tristeza; aumenta la autoestima; elimina la timidez y es un bálsamo contra el miedo. Para estar sano hay que reírse 30 veces al día. Un niño ríe alrededor de 60 veces; un adulto no suele llegar a quince.

También es importante mantener amistades y relaciones sociales. Compartir vivencias, opiniones, experiencias... Y quien está solo puede pensar en una mascota.

Los animales domésticos son una compañía muy agradecida. Dan cariño sin esperar nada a cambio.

Nuestro sistema inmunológico se puede beneficiar de manera notable si aportamos antioxidantes a nuestra dieta. Es la forma de luchar contra uno de nuestros enemigos más silenciosos: los radicales libres. Así que no esperes para añadir a tu dieta espárragos, blancos o verdes, brécol, zanahoria, coliflor, ajo, champiñones, lechuga y cebolla. Es decir, piensa en hacerte una buena ensalada. Se recomienda comer dos o tres veces por semana espárragos, brécol o coliflor. Y para terminar, no olvides nunca incluir varias piezas de fruta en tu postre. Naranjas, mandarinas, pomelos, fresas, frambuesas... recargarán tus pilas.

Más información:
Veraneo con la familia política.
Ejercita la memoria.