Soja: lo que debes saber

Está presente en nuestra alimentación, pero no en la forma y cantidad adecuadas. Descubre cómo debes tomarla para que sea beneficiosa.

Soja: lo que debes saber

Cuando se habla de las propiedades de la soja, pocas veces se hace referencia a la más importante, su gran valor proteico. Y eso que para un tercio de la población mundial (en su mayoría orientales), la soja es su principal fuente de proteínas.

Frente a otras legumbres e incluso a productos de origen animal, este alimento posee más cantidad (100 gramos de carne tienen un 20%, frente al 35% que contiene la misma cantidad de soja). Pero lo que poca gente sabe y debería tener muy en cuenta es que todas las propiedades de esta legumbre se encuentran en la semilla, por lo que ni la famosa salsa que tomamos con la comida oriental ni los brotes que añadimos a las ensaladas nos van a proporcionar el aporte nutricional que esperamos.

Una dieta rica en semillas de soja aporta a nuestro organismo un alto contenido de ácidos grasos omega 3 y 6, esenciales en nuestra dieta. Además, se trata de uno de los alimentos con mayor contenido de isoflavonas, unos compuestos naturales específicos de las plantas muy favorables para aliviar los síntomas de la menopausia y reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

¿Hacen falta más motivos para incluirla en nuestra alimentación? Pues aquí va uno ‘de peso’. Esta semilla no contiene nada de grasa, es muy baja en calorías y ayuda al organismo a reducir el LDL, el llamado ‘colesterol malo’, solamente tomando 25 gramos al día. La gran duda es: ¿cómo incluirla en nuestro menú diario? Puede ser con tofu (una especie de queso elaborado con proteína de soja), cocida como las demás legumbres, o en muchos de los lácteos que podemos encntrar en el supermercado. Las propiedades de la soja, que llegó a Occidente en el siglo XVIII, son muchas. Inclúyela en tu nevera.

Más información:
Consejos de nutrición.
El secreto de un buen mensaje.