¿Tu pelo está preparado para el buen tiempo?

¿Tu pelo está preparado para el buen tiempo? ¿Tu pelo está preparado para el buen tiempo?
© Thinkstock

La lluvia, el viento, la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior  castigan el pelo.  Ahora es el momento de evaluar el estado del cuero cabelludo y controlar el ritmo del crecimiento capilar.

Raíces en forma

Test 1: el cuero cabelludo

Pellizca la piel del cuero cabelludo, manteniéndola con  firmeza entre el dedo pulgar y el índice. Luego coloca los dedos arriba de las orejas, zona en la que la piel es más elástica. Esta zona te servirá de referencia para compararla con otras áreas de la cabeza. A continuación,  pellizca la piel de la parte de arriba de la cabeza y luego la que está cerca de la frente y de las sienes. Si es necesario,  vuelve a la zona de referencia para apreciar la diferencia entre unas y otras. ¿Tu pelo está preparado para el buen tiempo?

Resultados: La elasticidad del cuero cabelludo te dará una idea de su estado de salud. Si puedes pellizcar la piel en todas las zonas, especialmente en la parte superior,  significa que hay una buena circulación sanguínea. O, en otras palabras, que la sangre  transporta hasta la raíz del pelo todas las sustancias que éste necesita para crecer normalmente. La dificultad en pellizcar la piel  indica que la circulación sanguínea se encuentra obstaculizada por una mala eliminación de toxinas  (grasas saturadas presentes en el sebo producido por las glándulas sebáceas). Estas toxinas, bloqueadas debajo del cuero cabelludo,  pueden comprimir las raíces, entorpecer  su irrigación y debilitar el pelo.   

El consejo: Realiza un masaje en ventosa para  darle más elasticidad al cuero cabelludo  y favorecer la eliminación de las toxinas acumuladas durante el invierno.  Coloca una mano encima de la otra y presiona lo suficientemente fuerte  como para acercar las falanges a las palmas,  tratando de pellizcar la piel del cuero cabelludo con un movimiento de ida y vuelta. Este movimiento se debe hacer sobre el pelo seco  y sobre toda la cabeza, de la nuca y de las orejas hacia la parte de arriba.  Insiste en esta última esta zona y en la parte frontal. Frecuencia: dos veces por semana. Duración: de 1 a 2 minutos.

¿Tu pelo está preparado para el buen tiempo?

¿Tienes el cuero cabelludo muy grueso  y no consigues cogerlo entre los dedos?  Realiza el mismo masaje pero previamente coloca en la cabeza compresas calientes y húmedas. El calor ayudará a dilatar los vasos sanguíneos y facilitará el masaje.

Una  regla de oro para disminuir las toxinas: vigila tu alimentación. Aprovecha la primavera para consumir más frutas y verduras, crudas y cocidas. Aumenta el consumo de pescado y carnes blancas y reduce el de charcutería y carnes rojas.  ´´Eres lo que comes´´ dicen los expertos. Si te alimentas sanamente, tú y tu pelo se beneficiarán.  

¿Tu pelo está preparado para el buen tiempo?

Pelo nuevo

Test 2: el test del secador

El un test rápido y elocuente. Después de lavarte el pelo, con el pelo húmedo,  ponte enfrente del espejo. Coge un mechón y mantenlo en el aire, a unos 5 cm  del cuero cabelludo. Toma el secador y seca el pelo que se encuentra entre la cabeza y la mano. A medida que el pelo se va secando, irás viendo aparecer unos pelillos más cortos: es el nuevo pelo que está creciendo. 

Resultados: Si no ha habido una caída  anormal de pelo en el otoño, deberías  tener entre cinco y diez por ciento de crecimiento con respecto al cabello total. Para evaluar el ritmo del  crecimiento desde el otoño, calcula un centímetro más por mes.  Por ejemplo, si la caída normal de temporada  ha sido en octubre, la mayor cantidad de pelo nuevo  debería  medir en la primavera entre cuatro y cinco centímetros de largo. Si no es así, toma el  siguiente test.

La prueba de la lupa

Test 3: el diámetro del pelo

Inmediatamente antes de lavarte la cabeza,  pasa varias veces la mano por el pelo con la idea de coger unos cuantos.  Colócalos sobre una hoja de papel de color contrastante y repite la operación  en diferentes zonas del cuero cabelludo: en la zona frontal y en la parte de arriba de la cabeza, en los costados y  en la nuca. Trata de juntar  por lo menos diez pelos y obsérvalos con la lupa. 

Resultados: SI el cabello  goza de buena salud, cada pelo,  independientemente de la zona de la que provenga, debería  tener el mismo grosor. Si notas una diferencia de diámetro entre algunos de ellos, no es razón para  preocuparte: puede ser el resultado de un cansancio pasajero. Con unas buenas vitaminas solucionarás el problema. 

Una  proporción importante  de pelos finos, sin embargo,  puede indicar un desarreglo más serio, sobre todo si además de afinamiento hay poco crecimiento (test 2) .En este caso no hay que dudar en consultar a un especialista para descubrir el problema y seguir el  tratamiento  adecuado. 

El consejo: ¿Cuáles son las mejores vitaminas? Puedes elegir entre los complejos multivitamínicos especiales para el cabello o vitaminas ´´a la carta´´. Los primeros revitalizarán el pelo si se trata de un caso benigno de caída ocurrido después  del invierno.  Las vitaminas específicas  junto con los tratamientos localizados se recomiendan si los resultados de los test  1 y 2  son negativos. Esta combinación le dará  más vigor al pelo en la fase de crecimiento. 

¿Qué cóctel elegir? Para empezar, un trío de eficacia demostrada: aminoácidos de azufre,  principales componentes de la queratina  del pelo,  zinc que favorece la síntesis de los ácidos y  vitamina B6 que potencia  la acción de los dos primeros.  Si tu pelo es naturalmente graso, recurre a la vitamina B8, de acción anti seborreica,  y a la levadura de cerveza. Si tienes el pelo seco, escoge un suplemento que combine ácidos  grasos  esenciales  con  vitamina E natural, el cual nutrirá  desde dentro  las capas profundas de la epidermis.

S. Richou

Más información:
Corte bob 2014: formas de llevar el corte de pelo de moda
Cortes de pelo 2014: los peinados que más se llevan en 2014
¿Verdadero o falso? ¡Pon a prueba tus conocimientos sobre el champú!