Viktor & Rolf: el sueño holandés

Cortes innovadores y un toque vanguardista, unidos a una visión muy personal sobre cómo debería la mujer vestir y resaltar sus formas, son las bases del estilo de Viktor & Rolf, dos de los diseñadores más revolucionarios de los últimos años.



Viktor Horsting y Rolf Snoeren, ambos nacidos en 1969, se conocieron mientras estudiaban en la Arnshem Academy of Art and Design, y, en cuanto se graduaron, empezaron a trabajar juntos, y se mudaron a París, en el año 1993. Ese mismo año, con su colección Hyères ganaron el Festival Internacional de Moda que lleva el mismo nombre, que sirvió para darles una fama que se proyectaría de forma exponencial.

[Relacionado: Supermodelos para homenajear la moda en la clausura de los JJOO]

Años después, en 1998, presentaron su primera colección de Alta Costura, y en el 2000 volvieron al prêt à porter, que pronto incorporó una línea masculina con zapatos, accesorios, gafas... y una línea de fragancias encabezada por su superéxito Flowerbomb.


En 2004 inauguraron su primera boutique en Milán, con una decoración invertida que les ha supuesto varios premios de diseño: el suelo está en el techo, y el techo, en el suelo.

En numerosas ocasiones los diseñadores han manifestado su admiración por Karl Lagerfeld y sus creaciones para Chanel, hasta el punto de haber afirmado su deseo de ocupar su puesto. ¿Conseguirán en un futuro desbancar al Kaiser?




Consideran que la alta costura es el alma de su trabajo, y afirman que el juego de los opuestos y la capacidad de transformarse son dos de las bases de sus creaciones, y entienden la moda más como un sueño que como un negocio: “Creemos que la moda es mucho más que la ropa que nos ponemos”, afirman. “Es un aura, un sueño. Crecimos en un país en el que la moda no existía, cuando mirábamos las revistas internacionales fantaseábamos con un mundo en el que la moda fuera un sueño con el que escapar de la realidad, y aún la entendemos así”.

No se adscriben a ningún movimiento, y aseguran que su ropa es autobiográfica. Su secreto: reinterpretar prendas clásicas y llevarlas a su terreno personal.